martes, 5 de agosto de 2008

Les Piragües


Este fin de semana me voy al Descenso Internacional del Sella. Como muchos sabéis, se trata de una prueba de piragüismo considerada Campeonato de España de Descenso de Ríos que se desarrolla en el tramo del río Sella comprendido entre el Puente de Arriondas y el Puente de Ribadesella (aunque los cadetes sólo lleguen al Puente del Ferrocarril de Llovio). En total, unos 20 km de descenso entre paisajes naturales de ensueño y arropados por la población local y un aluvión de turistas que elevan el número de habitantes de la zona a unos 200.000 (Ribadesella tiene 6.000 habitantes el resto del año, y Arriondas 2.500… para flipar). Hasta aquí la historia oficial. Sin embargo lo cierto es que a la mayoría de turistas que van a la zona… las piraguas les importan bien poco. Como en toda fiesta estival española que se precie, lo del descenso, la entrega de premios y el resto de parafernalia se convierten en la perfecta excusa para el desmadre y la alcoholización indiscriminada de los asistentes. Y entonces pasa lo que pasa cuando se acude a eventos deportivos con un colocón del quince. Allí bajarán alrededor de 1.000 palistas, pero los espectadores verán unos 2.000, y hasta habrá quienes vean pitufos conduciendo una piragua. Y es que los asturianos en lo del deporte lo tienen muy claro, sólo hay que ver a las peñas que siguen a Fernando Alonso por el mundo, que siempre los enfocan y están en la grada borrachos como cubas, escanciando sidra y entonando el “Asturias, patria querida”, antes, durante y después de la carrera, luego cogen el bus y al llegar a casa ya mirarán en el periódico en qué puesto quedó Fernando, si es que participó en la carrera, porque yo me imagino que les dará igual. Y luego en el telediario dicen “es que la afición asturiana es muy fiel a Fernando Alonso, este año no tiene coche para ganar y aun así lo siguen a todas partes”. No te jode!!!. Semejante fiestón!!! Yo creo que por ellos como si compite en triciclo. Y si David Copperfield fuera asturiano (...que se llamaría David Prau-de-cobre), pues les veo a todos con un pelotazo de la virgen, cantando el himno nacional y viendo como hace desaparecer la estatua de la libertad (“es que borrachos flipamos más con los trucos del guaje”, dirían). Menudos son nuestros primos-hermanos. Y es que los gallegos y los asturianos somos muy diferentes… pero en lo que respecta al nivel de alcohol en sangre promedio de los asistentes a un evento veraniego… igualiños / igualinos, igualiñas / igualines.

Como habréis notado (si leísteis mis últimos posts), estoy pasando por una fase de rebeldía espiritual que me hace parecer, en ocasiones, un tanto radical o extremista en mis opiniones. Es el resultado de leer demasiado el periódico estas últimas semanas. Soy de esas personas que son incapaces de quitarle hierro a asuntos como la guerra, la hambruna, la codicia del sistema capitalista (veis, ya vuelvo otra vez…). En resumen, de vez en cuando paso por estos periodos de reflexión personal, tanto de mi mismo como de mi entorno, y arrojo estas sacudidas dialécticas a mis allegados para aliviar la tensión interna que sufro. Pero luego mi mente vuelve a la tranquilidad y me convierto otra vez en el habitante 326XXXX5T de este país (perdonad la censura, es la ley de protección de datos), y retomo mis rutinas diarias para disfrutar de la calma previa a la siguiente tormenta. No podréis negarme que el mundo esta muy jodido!!!. Pero cuando quiero alcanzar la serenidad y recuperar la esperanza, sólo tengo que escuchar de nuevo el discurso final de Charles Chaplin (imperdonable no haber mencionado hasta ahora a este cómico en mi blog) en El Gran Dictador, un canto a la libertad basado en la confianza en la bondad del hombre.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo quiero ir al Descenso del Sellaaaaaaaaaaaaaaa!!!!

Dani Rivera dijo...

Pues veteeeeeeeeeeeeee!!!!!!

PD: si teneis que publicar como anónimos por no tener identidad Google o Blogger podeis poner vuestro nombre al final del comentario (a no ser que seais anónimos de verdad, jejeje)

cpr dijo...

es mi primera incursión en este blog y no esperaba encontrarme un dany tan metafísico,espero que en tu particular descenso del sella tengas algún tipo de revelación,ahora empiezo a entender la frase de "ir en canoa", pásatelo muy bien.1bsiño

Dani Rivera dijo...

Graciñas... ¿¿cpr??

Anónimo dijo...

Ya te vale con lo de ponernos a los asturianos de alcoholicos y un poco faltosos, en las fiestas en asturias como en todos los lados hay de todo, solo decirte que hace muchos años que disfruto de la fiesta de las piraguas tanto a nivel deportivo como folclórico y no es una fiesta cualquiera "es la fiesta".
PD: Espero que hubieses disfrutado.

Cristina

Dani Rivera dijo...

La fiesta ha sido increible!!! La verdad es que sólo bajé el Viernes a la villa pero puedo imaginarme el fiestón del Sábado. Impresionante lo de la salida de los palistas (aunque he de admitir que eso lo vi por la tele, jeje, era muy temprano). Menuda fiesta que os gastais... A todo esto, yo salí con chaleco y "tou"!!!

Un abrazo Cristina!!!